DESCUBRE LAJA


LAJA nace de un impulso, no de la razón. En 1999 quise hacer un restaurante de destino en el Valle de Guadalupe, prácticamente en medio de la nada.

Uno hubiese esperado que sólo se quedara en una idea y nunca funcionara, pero por alguna extraña razón funcionó, desafiando mi lógica y la del Valle mismo.